/El pequeño payasito que causa furor :“Aún usaba pañales y ya animaba a la gente”

El pequeño payasito que causa furor :“Aún usaba pañales y ya animaba a la gente”

Con su alegre trajecito verde y naranja, una “elegante” corbata amarilla chillona, un raro sombrero multicolor y un arnés del que cuelga un redoble casi más grande que él, el payasito Thiago, de nariz roja pintada y su risa contagiante, hace estallar en carcajadas interminables al público infantil.

Su talento para atrapar la atención de los niños es un misterio. Tal vez sea un genio musical que hasta se diría que hace casi hablar a su instrumento con los palillos de madera o el haber nacido en el seno de una familia en la que la profesión de titiritero sea una seria tradición de risas que se hereda de generación en generación o tenerle como un ídolo a su papá, el payaso Pirulín, lo que hace que esa conexión entre Thiaguito y el público sea algo especial.

Pero lo más probable sea que, como apenas tiene 6 añitos, él entiende lo que quieren los chicos y comulga con ellos ofreciéndoles un show en el que su mundo es una maravillosa fantasía. Thiaguito anima la función, canta, ejecuta el redoble y hasta regala al público exclusivas y personalizadas figuras con globos. Así, de sus manos nacen animalitos de goma con alma de aire que por un momento serán las mascotas preferidas de los niños.

La magia de la inocencia rodea con su halo de felicidad a todos los presentes, que cantan entusiasmados o descubren un nuevo motivo de hilaridad con una ocurrencia del pequeño payasito.

Para que la cosecha de risas sea hoy una realidad, la siembra se realizó hace décadas atrás, cuando Raúl Fernández, el padre de Thiago, veía extasiado actuar al original payaso Pirulín, su tío. Apenas tenía 8 años y ya sabía lo que quería en la vida: actuar y hacer felices a los peques.

Con los consejos del tío Pedro Fernández (primer payaso Pirulín), una buena dosis de entusiasmo, originalidad y humor pasó el tiempo, y luego de integrar varios grupos infantiles de la época, su sueño se hizo realidad. Logró el éxito y las contrataciones para actuar se hicieron cada vez más frecuentes. Luego conoció a Raquel Balbuena, quien por entonces cantaba en la iglesia donde acudía y en karaokes.

El amor surgió y sus vidas se unieron para siempre. Raquel encantada con el mundo en que de desenvolvía Raúl,  sin dudarlo se abrieron camino y decidieron ampliar su horizonte y buscaron un nuevo territorio, Ciudad del Este, a donde llegaron con mucha ilusión.

En ese ambiente de shows, colores, risas y alegrías, hace 6 años nació Thiaguito, quien acompañaba a sus padres en cada presentación. El grupo fue creciendo rápidamente, pues desde Asunción llegaron las hermanas de Raquel para formar el #Equipo Pirulín.

Cuando Thiago cumplió los dos añitos pidió su primer traje de payaso. Sus padres, sorprendidos, lo tomaron a broma porque pensaron que sería solo un juego para él, pero con admiración y sorpresa se dieron cuenta de que pronto el niño se involucraba y tomaba en serio aquello de hacer reír a los chicos. La historia familiar se repetía como en un espejo: ya no era Raúl quien aprendía de su tío, sino que su propio hijo Thiago se alimentaba de sus experiencias para dar vida a nuevos episodios.

Cuando Thiago cumplió los dos añitos pidió su primer traje de payaso. Sus padres, sorprendidos, lo tomaron a broma porque pensaron que sería solo un juego para él, pero con admiración y sorpresa se dieron cuenta de que pronto el niño se involucraba y tomaba en serio aquello de hacer reía a los chicos. La historia familiar se repetía como en un espejo: ya no era Raúl quien aprendía de su tío, sino que su propio hijo Thiago se alimentaba de sus experiencias para dar vida a nuevos episodios.

“Era muy gracioso porque aún usaba pañales y ya animaba a la gente”, recuerda Raquel, quien con el cariño que solo una madre es capaz de dar, con orgullo fue acompañando el camino que su pequeño abría con una naturalidad sorprendente.

“Hace 4 años nació su hermanito más pequeño Alejandro, la adoración de Thiaguito, y fue en ese momento cuando se creó ThiaLe Eventos, que hoy cuenta con un plantel estable de más de 13 funcionarios que se dedica no solo a la animación, sino también a llevar sabor con los carritos Gourmet a las fiestas”, explica, y cuenta que luego incorporaron la batucada y así fue como Thiaguito se convirtió en un consumado ejecutante del redoble.

El papá Raúl, mejor conocido como  Pirulín, y su hijo Thiago comandan un grupo de 8 “soldados” multicolores que los acompañan en cada show para ondear la bandera de la felicidad. Thiago tiene un carisma increíble y una conexión con el público como nadie, le encanta lo que hace está muy orgulloso de su papi a quien siempre dice que quiere ser un gran Payaso como él.

You Tube: httpss://www.youtube.com/channel/UCH6ht7Nk8uKC9iN-TgTkb2A

Déjanos un comentario