/Monta cocina gourmet dentro de granja penitenciaria

Monta cocina gourmet dentro de granja penitenciaria

Todas las mañanas, Erika Matilde O´Higgins (38) prepara diversos platillos al estilo gourmet para sus clientes del Centro Penitenciario «Hogar Nueva Oportunidad».

Erika, quien lleva cumpliendo una condena de 5 años, es reconocida como una chef profesional por haber realizado los módulos del Instituto de Gastronomia IGA/ Paraguay que el Ministerio de Justicia implementó como programa de reinserción social.

La peculiar cocina donde realiza deliciosos platillos funciona en el corazón del centro penitenciaro y se encuentra al mando de Erika hace un año y medio. «Cuando empecé, esto era un hobby, preparaba pizzas caseras para las internas y funcionarios, pero pronto levanté pedidos. Quién iba a imaginar que el estar presa me dio la oportunidad de ser una chef profesional», comentó.

Erika proviene de una familia de clase media, es ingeniera comercial y se dedicaba al comercio de insumos informáticos y sistemas de seguridad y antenas parabólicas, hasta que cayó en reclusión y empezó de cero; si bien su madre y dos hermanos la apoyaron siempre, su matrimonio concluyó en divorcio y su hijo, ahora adolescente, pasó a vivir con sus abuelos paternos.

Ella trabaja todos los días durante 8 horas, le entusiasma y la apasiona muchísimo la cocina. Decidió montar la cocina con infraestructura propia. A un costo de G. 280.000, provee de almuerzo y cena durante 6 días a la semana a 15 clientes, incluyendo el servicio de delivery que es realizado por una socia que recuperó su libertad. En estas fiestas, aceptó 18 pedidos de platos artísticos de gran sabor.

“Sé que podré pasar página y empezar de nuevo en mi propio restaurante ‘Lué’, ayudada de mamá, quien se dedicó de siempre a esto”, expresó Erika, quien espera contar ese día con la presencia de Moria Casán, con quien compartió celda en el Buen Pastor.

Al finalizar, Erika O´Higgins dejó un mensaje: “No juzguen; yo fui una de las personas que mirando el noticiero lo hacía, pero aprendí que todas las familias, aún las de buena educación y nivel social, están expuestas a que algunos de sus integrantes los defraude por cualquier motivo y los avergüence».

Déjanos un comentario