/Un emprendedor que a fuerza de tesón logró vencer al cáncer

Un emprendedor que a fuerza de tesón logró vencer al cáncer

“Quien no ha afrontado la adversidad no conoce su propia fuerza”. Así reza la frase acuñada por el dramaturgo y poeta inglés Benjamín Jonson. Y qué mejor alocución para describir la historia de Robert Insfrán, un emprendedor que a fuerza de tesón logró vencer- inclusive- al cáncer y, en homenaje a la vida, creó una empresa a la que llamó Samurai Garden.

Aferrarse a la vida. Esta actitud permitió a Robert Insfrán hacer frente a las pruebas más difíciles y penosas que se le ha presentado en el camino. El anuncio de que padecía de cáncer lo dejó atónico. Sin embargo, logró reponerse y seguir adelante como un gran guerrero.

En contacto con News Express, Robert comentó que sus inicios en el segmento empresarial se dan en la ciudad de Areguá, cuando se dedicaba a la venta de artículos fabricados en cerámica y a la enseñanza de artes marciales – Taekwondo- en un conocido local ubicado sobre la avenida Boggiani de Asunción, actividades que desempeñó hasta poco antes de iniciar las sesiones de quimioterapia y de someterse a varias cirugías recomendadas para combatir la enfermedad que lo aquejaba.

“Cuando los médicos me dijeron: ´Tenés cáncer. Los próximos 3 a 6 meses son fundamentales porque está muy avanzado´, me entregué a Dios, seguí las indicaciones y me aferré a la vida con tenacidad, de la mano del amor y el apoyo que recibí”, relató el emprendedor y agregó que decidió concentrarse plenamente en el arte Bonsái recién cuando comenzó el tratamiento. “Creé una empresa a la que llamé Samurai Garden y adopté a la katana (espada japonesa), como símbolo de mi lucha contra la enfermedad”, señaló.

Tras diez años de este episodio y de haber superado la crisis, hoy, Robert comercializa arbolitos bonsái y prebonsái en su pequeño vivero. También fabrica paisajes naturales en miniatura, dicta cursos para los amantes de este arte milenario y se dedica al mantenimiento de las especies que cultiva para la venta.

Por Andrea Moreno

Déjanos un comentario