/Encontró un nicho de negocio en el plato predilecto de los paraguayos

Encontró un nicho de negocio en el plato predilecto de los paraguayos

Lo que comenzó como un pasatiempo entre amigos, hoy es un negocio que congrega a toda la familia en torno a una deliciosa y jugosa porción de carne asada a la parrilla.

Ariel Báez provenía del mundo bancario, sin embargo, su pasión por la cocina -y en especial por el asado- hizo que descubriera una nueva oportunidad para emprender un negocio propio. “En todas las reuniones que hacíamos entre amigos yo era el encargado de la parrilla ya que siempre me gustó el ritual que conlleva la cocción del asado”, señaló nuestro protagonista.

Fue así que en uno de esos encuentros surgió la idea de crear Asado Báez. Al principio, Ariel solo trabajaba los domingos, pues entre semanas cumplía otras funciones en una oficina. De allí que aprovechaba los domingos para vender unos 30 a 40 kilos de carne asada hasta a quienes buscaban evitar la fatiga de cocinar los fines de semana.

El negocio marchaba viento en popa hasta que un día le pidieron hacerse cargo de cocinar asado para una reunión de ex alumnos a la que asistirían unas 30 personas. Tomó el desafío y a partir de ese momento no paró más. Comenzó a recibir nuevos pedidos de gente -que por referencia de otras personas- le confiaba su evento y así llegó incluso a atender hasta a 2000 comensales.

“Una anécdota que tengo presente en la mente hasta hoy día fue el primer evento de gran envergadura que nos animamos a tomar. Estando en la oficina, recibí la llamada de una persona que quería contratar los servicios de Asado Báez para 1.500 personas. Me quedé congelado porque no pensé que podríamos cubrir ese evento y menos en tan corto tiempo. Y es que llevábamos solo 3 meses en el mercado”, recordó Ariel.

Entonces, el emprendedor consultó con su madre – la encargada de la cocina- si sería factible hacerlo, antes de comprometerse con ese trabajo. Además, como seguía cumpliendo funciones en la oficina de le dificultaba encargarse plenamente de la logística y de la compra de todo lo necesario para cubrir el pedido. Como era de esperarse doña Nelida  sin dudar le dijo: “Claro que sí mi hijo, con la ayuda de Dios todo se puede”. Con esta respuesta y la certeza de que podrían lograrlo, aceptó la propuesta.

El éxito fue tal que el teléfono de Ariel no paraba de sonar. Días después comenzaron a trabajar con varias empresas y fueron creciendo aceleradamente. “Hoy Asado Báez se convirtió en un negocio familiar en el que mi madre es la encargada de cocina y mis hermanos los que se ocupan de los eventos y de la logística en muchos casos”, agregó.

Hoy en día, Asado Báez pone a disposición de los interesados un menú que incluye -además de los mejores cortes de carne asada- guarniciones, entradas, picadas, asados completos, servicios de postres, servicios de mozo y todo lo necesario para garantizar un evento de ensueño.

La clave del éxito según Ariel está en no tener miedo, dar lo mejor de sí mismos y hacer todo lo que uno se propone. “Si bien hay días con altibajos, siempre tenemos la satisfacción de haber dado ese primer paso que tanto cuesta cuando se desea emprender”, concluyó.

Facebook: https://www.facebook.com/Asadobaez/

Instagram: https:https://instagram.com/asadobaez?igshid=1pqa9dmv8lbir

 

Déjanos un comentario