/“Es en la crisis donde uno se vuelve más fuerte, creativo e innovador”

“Es en la crisis donde uno se vuelve más fuerte, creativo e innovador”

Rossana Amarilla es docente parvularia y psicopedagoga, por lo que conoce el mundo de los niños a la perfección. Esto la llevó a emprender un negocio que lleva su propio sello: Rosa Menta, firma que se dedica al rubro de los artículos para bebés y maternidad.

“Como siempre trabajé con bebés y niños sabía que a la hora de pensar en artículos para ellos, estos debían ser de calidad. Fue entonces que decidí buscar las telas, hilo y aguja, y empecé con los primeros proyectos que eran llaveritos para souvenirs. Días después me animé a hacer las primeras almohaditas cervicales todos cosidos a mano”, relató la emprendedora.

Con la ayuda de su esposo, aprendió a utilizar la máquina de coser y, a partir de ese momento, empezaron a multiplicarse los productos. Los hay de todos los colores y tamaños. “Ya no solo hacía almohaditas cervicales, sino que también preparaba sábanas, toallas, almohadas de lactancia, baberitos, etc”, explica Rossana.

En cuanto al nombre de la marca, refirió que decidió fusionar las palabras Rossa (por su nombre Rossana) y Menta (porque le inspira frescura). Hoy ofrece todo tipo de  artículos para el confort tanto del bebé como de la madre, entre ellos se destacan almohadas de lactancia, para embarazadas, almohaditas cervicales en dos versiones que son RN (recién nacidos) y a partir de los 1 año, aabanitas y toallas con capucha. También cuenta con babitas y baberos, edredones, mantitas, arrullos, niditos o colecho.

Además de estos productos, Rossana dispone de cambiadores impermeables para el bolso, protector de cuna, mordillo orgánico, hebillas y vinchas para bebés.

En cuanto a la pandemia, Rossana indicó que la misma ha afectado sus ventas por lo que tuvieron que cerrar sus tiendas físicas  y volver a lo online pero que continúan resistiendo y dando lo mejor de ellos mismos para seguir adelante.

“Dar el primer paso a cumplir lo que nos proponemos ya es un triunfo, el fracaso solo debe ser tomado como un aprendizaje, nos ayuda a ver nuestras debilidades para que en un futuro evitemos cometer los mismos errores. Les digo a los jóvenes y adultos que la perseverancia es la llave que abre muchas puertas, que las dificultades y limitaciones están para vencerlas y que esas mismas dificultades nos ayudan a madurar y fortalecernos”, con este mensaje concluyó.

Déjanos un comentario