/Paraguayo monta imponente restaurante en Arabia

Paraguayo monta imponente restaurante en Arabia

Una vista imponente del restaurante El Lechazo, en Riad, capital de Arabia Saudita. Todo el montaje de la estructura estuvo a cargo de un chef paraguayo. Al costado izquierdo se observa el horno a leña, tipo tatakua que contrasta con el lujo que hay alrededor.

El chef paraguayo Guillermo Benítez Cáceres tuvo a su cargo la puesta en marcha de un preponderante restaurante en Riad, la capital de Arabia Saudita en el marco de Riad Season Boulevard. Un detalle consiste en que el recinto se cosntruyó de cero en menos de 15 días, con una inversión de 900 mil dólares y solo tendrá una duración de tres meses. Se trata de una propuesta de cocina española.

Guillermo está radicado en España y realizó su labor en su carácter de asesor gastronómico de la empresa Vakuun by Martin Lipo, una escuela de formación de cocineros de la ciudad de Barcelona, donde últimamente estuvo trabajando como chef ejecutivo del restaurante Arume. El Riad Season Boulevard es lo que sería para nosotros la Expo de Mariano Roque Alonso. Abarca 400.000 metros cuadrados y alberga un amplio repertorio de varias opciones de entretenimiento, incluyendo restaurantes. Ese evento se inauguró a fin del año pasado.
Benítez Cáceres, al mando de un gran equipo de profesionales, se instaló en la capital de Arabia Saudita, varias semanas antes y en menos de 15 días habilitaron el restaurante. Se trata de un pop up restaurante; es decir, no tiene carácter permanente, solo tendrá una duración de tres meses, pero trata de brindar una experiencia inolvidable. El equipo de Vakuum se encargó desde la formación y entrenamiento del personal, elaboración y diseño de la carta, estructuración de la cocina y ambientación general.
El nombre del restaurante es El Lechazo, constituye la valoración de la cocina española con énfasis en la carne de cordero, ya que el cordero es uno de los alimentos preferidos de los árabes. Se llama Lechazo en alusión a que solo utilizan como ingrediente el cordero lechal, es decir, el animal que se alimenta solo con leche de la madre y es sacrificado aproximadamente a las ocho semanas de vida. Los corderos lechales son importados desde España. Otra característica importante del local es que el cordero se cocina en un horno a leña, muy similar a nuestro tatakua.

Se trata de un restaurante de alta calidad que según nos comentaba Guillermo es frecuentado por miembros de la familia real de Arabia Saudita. Sus precios nos da una noción de su categoría. Un cordero entero puede llegar a costar más de 2.000.000 de guaraníes, equivalente a los 1.395 riad saudí que figura en el menú. El lugar tiene capacidad para 80 personas y cuenta con un personal de 47 personas, 15 en la cocina, 25 en la sala y los jefes de cada sección. Los trabajadores pertenecen a más de 10 nacionalidades. Provienen de Sudáfrica, Pakistán, Siria, USA, Argentina, España, Egipto, Filipina, Marruecos, Grecia, Bangladesh y Paraguay.

La carta de platos que ofrece son de la cocina española, varios de ellos muy conocidos, tales como empanadas, papas bravas, croquetas de queso y espinaca. También figuran platos de otros lugares como la provoletta al horno, burrata y el carpaccio de carne. Hay ensalada de berenjenas y granadas, y ensalada de verduras asadas.

Entre los principales platillos domina el cordero. Lechazo asado a fuego lento en horno de leña, costilla de cordero, chuletas de cordero fritas con panko y especias españolas mixtas servidas con salsa roja de chimichurri picante. También figuran pollo asado y costillas asadas de Angus, plato que tiene un costo aproximado de 600.000 guaraníes. De postre sirven “Madre de Alejandro” un hojaldre empapado en leche de masilla caliente, servido con espuma de mascarpone así un plato de Helado de Chocolate cubierto con kunafa (postre árabe) crujiente servido con rica salsa de chocolate. No puede faltar la crema catalana y selección de helados.

La bebida les vamos a deber. Porque en el restaurante y en toda Arabia Saudita no se toma bebidas alcohólicas. Pero en El Lechazo sirven sangrías sin alcohol y refrescos. Eso sí, después de la comida se acostumbra a fumar sisha, que a acá nosotros lo conocemos más como narguille, que es una pipa de agua. Nos comentaba Guillermo que le iba bastante bien al restaurante y en ese momento recibió la información de que la propietaria confirmó que iban a abrir el mismo restaurante en otras dos ciudades importantes.

Arabia Saudita tiene una de las economías más importantes del mundo. Es el primer exportador de petróleo. Pero tiene una sociedad muy cerrada y está realizando intentos para abrirse al resto de los países tratando de atraer turistas. El Riad Season Boulevard es un intento en ese sentido y esta actividad se repite en otras ciudades importantes del país.

Guillermo Benítez Cáceres de joven emigró a España y allí finalizó sus estudios y su formación profesional. Realizó cursos en Vakuum, donde conoció a Martín Lippo propietario y director del lugar. Lippo estuvo una semana en Riad para montar El Lechazo y después quedó todo a cargo de Benítez Cáceres, quien permanecerá unas seis semanas más hasta dejar que todo marche bien para regresar a España, trabaja colaborando con un joven chef catalán de nombre Albert Morro. La última vez que estuvo en nuestro país, por lo menos oficialmente, fue en octubre del 2018 cuando fue invitado al programa MasterChef y preparó un soyo molecular.

Déjanos un comentario