/“No existe mayor satisfacción que construir un sueño con las propias manos y ser dueña de tu negocio”

“No existe mayor satisfacción que construir un sueño con las propias manos y ser dueña de tu negocio”

Tras la pérdida de su empleo en una compañía del rubro automovilístico, Mary López se vio obligada a reinventarse y en ese lapso descubrió el espíritu emprendedor que llevaba dentro. Fue así que nació Mía Colú, una empresa dedicada a la fabricación de accesorios y complementos para niñas.

“Soy Ingeniera Comercial y mi anterior trabajo fue de asistente de Gerencia General, en una empresa del rubro automovilístico, donde estuve casi 6 años, hasta que hubo una reestructuración y por ende quedé sin trabajo”. Así comenzó su relato la emprendedora Mary López quien comentó que luego de ese episodio buscó un nuevo empleo durante casi tres meses sin lograr nada que la convenciera.

De allí que se animó a emprender un negocio propio, inspirada en su pequeña hija.  Por esta razón, la empresa lleva hoy el nombre de Mía Colú y se dedica a la fabricación de accesorios y complementos para niñas.

Los inicios de esta emprendedora no fueron del todo fáciles, pues como toda microempresa que comienza desde cero, no solo necesita de capital sino de la suficiente solvencia para ganarse la aceptación de los clientes y, por supuesto, de las herramientas necesarias para llegar de la manera correcta a los consumidores.

En aquel entonces, Mary no contaba aún con el valioso soporte que hoy le ofrecen las redes sociales, por lo que sus primeras ventas las realizó a familiares, amigos y conocidos, y, fueron precisamente ellos, los que hicieron que más gente conociera la marca.

Ella cuenta que comenzó sola haciendo moños y vinchas para niñas. Posteriormente, se le sumaron su madre y una amiga que le ayudaron con la producción e incluso incorporaron prendas para niñas y niños. Pero eso no es todo, desde hace un tiempo, Mary también realiza constantes cursos de tocados con la reconocida Jadiyi Yudis Yaluff, lo cual le permitió fabricar tocados para todas las edades, niñas, quinceañeras y novias.

Actualmente, Mía Colú funciona en un coqueto taller ubicado en el centro de la ciudad de Luque, asimismo sus productos también pueden ser adquiridos en algunos puntos de ventas del departamento Central como spas, boutiques, y en algunas farmacias. En caso de que los pedidos provengan del interior del país, la empresa realiza envíos a través de una transportadora, y para quienes deseen recibir sus productos en la comodidad de su hogar zona  posee el servicio de delivery.

A Mary se la ve muy entusiasmada, pues sabe que se trata de un rubro que tiene larga data y que continuará vigente. Si bien es consciente de que, como toda venta, tiene sus momentos malos y otros buenos, lo relevante es poner pasión, entrega y perseverancia para salir adelante y ofrecer a los clientes lo mejor. “Lo importante en este negocio es cuidar de cada detalle para que ellos se sientan felices”.

Seguidamente, la emprendedora dijo que el primer paso para conquistar el éxito es animarse a hacer realidad el sueño del negocio propio. Luego de esto solo resta perseverar y continuar mirando para adelante. “No hay mayor satisfacción que ser dueña de tu propio negocio y amar el trabajo que uno realiza”, concluyó.

 

Déjanos un comentario